Noticias

Sí, la pandemia COVID-19 existe y las mascarillas ayudan a frenarla, pese a lo que dice este médico de Formentera

Verifica RTVE
6 min.

Un médico de un hospital de Formentera afirma en un vídeo que “no hay pandemia” y que la medida de ponerse mascarillas “no tiene sentido” y sirve para el control social. Sus argumentos carecen de base científica, ya han sido desautorizados y se enmarcan en las llamadas teorías de la conspiración.

El vídeo ha llegado al servicio de Whatsapp de Verifica RTVE y muestra una manifestación contra la “Nueva Normalidad” celebrada en la Plaza de Callao de Madrid el 13 de junio. El médico da su nombre, Ángel Ruiz Valdepeñas, y se presenta como especialista en medicina familiar y comunitaria de Urgencias que trabaja en el hospital de Formentera. Dice que: “Están vacíos montones de hospitales en España y en el mundo. Los servicios destinados para el COVID prácticamente no tienen pacientes y los pacientes que tienen son muy leves. No hay pandemia. No tiene nada de sentido esto. Ahora hay que vivir en la normalidad y si nos vuelven a infundir, inocular, fumigar otro virus, hay que hacer otras medidas”.

Ruiz también afirma que nos tratan de implantar las mascarillas porque esto “perpetúa el miedo”: “Es la herramienta que tienen para tenernos bajo control y que aceptemos eso que llaman vacuna, que no es una vacuna, es un experimento de ingeniería genética para tenernos a todos…”. Dice que “no tiene absolutamente ningún sentido ni la mascarilla ni el distanciamiento social”.

El doctor sugiere que su opinión es mayoritaria entre el personal sanitario, pero no es así. El Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares le ha desautorizado con un comunicado. Lamenta “las desafortunadas declaraciones” y considera una “grave irresponsabilidad este tipo de recomendaciones, máxime cuando están realizadas por un profesional colegiado de la medicina. Esta clase de planteamientos, que la institución colegial rechaza y los profesionales de Baleares no comparten, suponen un grave riesgo para la salud pública”.

Instituciones como la Organización Mundial de la Salud y la Universidad Johns Hopkins informan cada día del número de fallecimientos por la pandemia. Y aunque los datos los proporcionan los países y hay diferencias en la metodología de conteo, hoy 22 de junio de 2020 la primera organización sitúa los muertos por el SARS-CoV-2 por encima de los 464.000, y la segunda por encima de los 468.000. Hay entre 8,8 y 8,9 millones de contagiados.

Sólo 9 estados miembros de la ONU, de 193, se han visto libres del COVID-19, según se puede comprobar en este listado elaborado por RTVE: Corea del Norte, Islas Salomón, Kiribati, Micronesia, Nauru, Palau, Samoa, Tonga, Turkmenistán. Decir que la pandemia no existe supondría que casi todos los gobiernos e instituciones sanitarias del mundo se habrían puesto de acuerdo para inventarse, a la vez, datos de una supuesta pandemia.

En una esfera micro, el drama que han vivido los afectados reales de la enfermedad y sus familiares puede comprobarse en documentales como “La vida después”, de En Portada, o “Mayores. Cuando el virus llegó a las residencias”, de Crónicas.

El Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares ha abierto expediente informativo al médico y respalda los consejos de las autoridades sanitarias, en particular utilizar la mascarilla, mantener la distancia física de seguridad y realizar con frecuencia lavado de manos.

Mascarillas y distancia social

Inicialmente la propia OMS y algunos países occidentales manifestaron dudas sobre las mascarillas, algo que fue bastante contestado desde Asia, donde hay mayor cultura de uso. Su empleo se ha ido imponiendo internacionalmente ante la aparición de evidencias y estudios científicos señalando que son efectivas para contener el coronavirus: Intervenciones físicas para interrumpir o reducir la expansión de virus respiratorios, Reduciendo la transmisión de SARS-CoV-2, Un marco modelizador para evaluar la probabilidad de eficacia de las mascarillas en combinación con confinamiento para gestionar la pandemia COVID-19.

Más de 100 científicos pidieron la implantación de mascarillas obligatorias en EE.UU. La OMS cree que estos protectores deben “formar parte de una estrategia integral” para evitar la transmisión y en España son obligatorias cuando no se pueda mantener la distancia interpersonal de 2 metros.

En cuanto a la distancia social, es probablemente la medida de protección que cuenta con un mayor consenso científico, porque ya demostró su valor con virus anteriores como la gripe. La insistencia en alejarse de los otros se ha reforzado a lo largo de la pandemia conforme aumentan las pruebas de cómo el coronavirus actual se transmite por vía aérea. El Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades contempla el distanciamiento social entre sus medidas para reducir la propagación del COVID-19 y la Sociedad Americana de Microbiología apoya también la idea llevada hasta el confinamiento cuando sea necesario.

Teorías de la conspiración

Argumentos como que ciertas enfermedades no existen o que se nos inoculan de algún modo (una inyección que contiene microchips, por ejemplo, o fumigaciones aéreas) son propios de los partidarios de teorías de la conspiración. Como Verifica RTVE ha explicado, se trata de teorías basadas en la idea de que una élite poderosa nos oculta algo y trata de controlarnos o incluso dañarnos. Uno de sus principales argumentos con relación al COVID-19 es que en realidad no existe.

Hemos visto esa afirmación, que va más allá de la crítica a cualquier gobierno, en alguna protesta en Madrid y es habitual entre los llamados “conspiranoicos”, que están presentes en muchos paísesLos argumentos son siempre los mismos: el virus es una creación artificial; la información que difunden las autoridades es falsa y dirigida a silenciarnos, someternos o mejorar la especie (eugenesia); las vacunas contienen metales o sustancias perjudiciales, el virus nos lo inoculan, incrustan o fumigan. Es justo lo que afirma este médico, pese a que todas esas ideas han sido desmentidas una a una, como muestran estos artículos de Verifica RTVE. Sus afirmaciones, por lo tanto, son un bulo.

- No, la RAI no contó en 2015 que el COVID-19 se creó en un laboratorio chino

- Analizamos el hilo contra las vacunas de Miguel Bosé

- ¿Quién impulsa las teorías de la conspiración del coronavirus?

Llevar mascarilla no provoca hipoxia

- No, el coronavirus actual no se conocía ya en las Olimpiadas de 2012 y las posibles vacunas no incluyen un microchip de control

- Sí, las mascarillas ayudan a frenar el coronavirus aunque esta etiqueta sugiera que no protegen

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz