Noticias
Espionaje Pegasus

Sánchez y Aragonès, 'encuentro' de alto voltaje en Barcelona en medio del terremoto político por el espionaje

  • Ambos asisten al Cercle d'Economia tras conocerse esta semana que los dos han sido espiados por el sistema Pegasus

  • Se eleva la tensión política al máximo tras revelarse que el president fue espiado por el CNI con autorización judicial

MARÍA MENÉNDEZ
6 min.

Poco une ahora mismo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, más allá de que ambos han sido espiados, en circunstancias bien diferentes. Coinciden este viernes en Barcelona- en las jornadas anuales del Cercle d'Economia- en una fecha ya fijada en el calendario hace días y en medio de la polémica por el espionaje por el sistema Pegasus, que ha marcado toda la política en los últimos días y que amenaza con dinamitar la legislatura.

En un escenario político de altísima tensión, Sánchez viaja a Barcelona horas después de que se haya revelado que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) espió a una veintena de políticos independentistas, entre ellos el actual presidentLa propia directora del CNI, Paz Esteban, aportó la autorización judicial para dicho espionaje en una reunión de la comisión de secretos oficiales cuyo contenido no quedó en secreto precisamente.

Queda respondida la pregunta de quién espió a los líderes independentistas- el CNI se hace cargo de esos 20, pero no del resto (más de 60) que publicó The New Yorker- pero no se sabe aún quién está detrás del espionaje a Pedro Sánchez y a la ministra de Defensa, Margarita Robles. El Gobierno se limita a decir que no quiere especular "sin pruebas" y el caso está en la Audiencia Nacional, que ha declarado secreta la investigación. Muestran "prudencia" y piden "cautela" ante las informaciones que apuntan a Marruecos como el origen del espionaje al Gobierno español. 

Sobre el pinchazo al teléfono de los independentistas, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, reveló que la directora del CNI les aseguró que esos políticos soberanistas catalanes y vascos que fueron espiados sin orden judicial lo fueron o bien por una nación o naciones extranjeras o por otros organismos del Estado. Rufián interpreta que eso apunta a Interior en unas declaraciones que analizan desde Vox y Cs, que sopesan querellarse contra él por presunta revelación de secretos ya que el contenido de esa comisión no se podia revelar. 

Sánchez hablará del espionaje por primera vez

Se espera que este viernes el presidente del Gobierno hable de este delicado asunto que ha puesto patas arriba las relaciones del Ejecutivo con sus socios, ya tocadas, especialmente con ERC, y ha profundizado la quiebra de confianza que existe en el Gobierno de coalición.

En la clausura del Cercle hay una intervención inicial de Sánchez y posteriormente el máximo responsable de esta organización empresarial, Javier Faus, formula preguntas propias o que le hacen llegar los asistentes sobre asuntos de actualidad política y económica, segun informa Efe. 

Máxima expectación ante lo que pueda decir Sánchez al respecto, que tratará, a buen seguro, de calmar las aguas con los republicanos, socios claves, que ya saben que figuran en la lista de espiados por el CNI con la autorización del juez del Tribunal Supremo que controla las actividades que vulneran derechos fundamentales como la intervención de las comunicaciones. Se desconoce el momento en el que el teléfono de Aragonès fue pinchado.

Presidente y president podrían aprovechar su estancia en Barcelona para reunirse- no está en la agenda de Moncloa ni de Generalitat- toda vez que Aragonès lleva días pidiendo verse con el presidente para tratar este asunto que ha dinamitado la relación, ha dejado en suspenso la mesa de diálogo sobre Cataluña y ha hecho que ERC amenace con reventar toda la agenda legislativa del Gobierno, lo que podría precipitar el fin de la legislatura.

El Gobierno se desvincula del espionaje a Aragonès

Ya este mismo jueves, tras conocerse que Aragonès había sido espiado por el CNI con aval judicial, el Gobierno se apresuró a desvincularse. Fuentes de Moncloa a TVE quisieron dejar claro que desde el Gobierno no se ordenó al CNI espiar al president e incluso que se desconocía que había sido espiado.

Añaden que no sólo desconocían a quien había espiado el CNI, sino que ni siquiera pueden o deben saberlo y que es ese centro de Inteligencia quien actúa con autonomía a la hora de desarrollar su labor. Niegan por tanto que exista una orden política desde Moncloa, mientras que desde el independentismo apuntan a que "solo motivos políticos" han llevado al pinchazo de los teléfonos.

Tras la información aportada por la directora del CNI, Aragonès ha urgido a "desclasificar" la autorización judicial para que pudiera ser espiado, ha exigido explicaciones "al más alto nivel" sobre quién dio la "autorización política" para ello- en clara referencia a Sánchez- y ha calificado de "inaplazable la asunción de responsabilidades"- en clara referencia también a Robles y la directora del CNI-.

En un comunicado, Aragonès habla de "espionaje masivo por parte del Estado español contra las instituciones catalanas y el independentismo".

No parece, por tanto, que en los próximos días se vaya a rebajar la tensión política. Podría conocerse, además, que más ministros fueron espiados ya que en este momento se están analizando sus teléfonos móviles para ver si han sido infectados con el sistema Pegasus.

Extrañas 'alianzas políticas' en medio del espionaje

En un momento de cierto desconcierto en la política española, se están fraguando extrañas, o cuanto menos curiosas, 'alianzas políticas'; y partidos que no suelen coincidir en opiniones o en bandos que atacar o defender lo están haciendo. 

Curioso que este jueves Aragonès y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, coincidieran en apuntar "a lo más alto", esto es, a Pedro Sánchez, como la persona que debe dar explicaciones. El líder de la oposición pide la comparecencia parlamentaria del presidente para que explique "quién le pidió al CNI que expiase, con qué objetivo, con qué interés y en qué momento". Preguntas que pide responder una por una el independentismo al Gobierno. El propio Feijóo también asistirá este viernes a las jornadas económicas en Barcelona.

Por otro lado, el partido de coalición del Ejecutivo, Unidas Podemos, exige directamente y cada día la dimisión de la ministra de Defensa, mientras esta es defendida por PP, Vox y Cs. Estos tres partidos han respaldado también a la directora del CNI, cuyo futuro el propio Gobierno dejó en el aire esta misma semana. Estas formaciones respaldan la actuación del CNI, pero no la actuación de Sánchez.

Tanto Unidas Podemos como los independentistas dijeron salir preocupados de la comisión de secretos oficiales e insisten en una comisión de investigación en el Congreso que ha tumbado el PSOE con la ayuda de PP, Vox y Cs, formaciones que no suelen coincidir con los socialistas en el sentido del voto. 

Pero incluso dentro de la parte socialista del Gobierno han tenido que limar alguna aspereza después de que Robles apuntara a que el cuidado de la ciberseguridad del teléfono móvil de Sánchez no recaía en su departamento. En las últimas horas tanto Bolaños como Robles han apuntado a que todo el Gobierno trabaja "unido" y en la misma dirección.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz