Noticias
Elecciones EE.UU.

Trump y Biden mantienen sus opciones de ganar a la espera de los resultados en un puñado de estados decisivos

PALOMA DE SALAS
4 min.

La incertidumbre se ha apoderado de Estados Unidos en una noche electoral muy ajustada, que ha concluido sin un claro ganador. Donald Trump y Joe Biden mantienen sus opciones para lograr la Presidencia, a falta del recuento en cuatro estados decisivosArizona, Georgia, Nevada, Carolina del Norte, Arkansas y Pensilvania , un resultado que podría demorarse por el recuento de los millones de votos emitidos antes del 3 de noviembre y que puede tardar días en inclinar la balanza en una u otra dirección.

Trump aspira a la reelección con un recorrido muy similar al que le dio la victoria en 2016: ha ganado en joyas como Florida, Ohio o Texas, lidera el recuento en Pensilvania y Georgia y acumula 214 de los 270 votos electorales que necesita para revalidar su mandato. En cambio, Biden ha desbancado al republicano en Wisconsin y Michigan, lidera en Arizona y Nevada y ha arrasado en la costa oeste, Nueva York, Illinois o Colorado. Con 253 delegados, aspira a recuperar toda la muralla azul para impedir un segundo mandato del presidente. Y de momento, la única certeza es que el demócrata ya es el candidato con más votos de la historia y ganará el voto popular, un premio que concede la Presidencia por el sistema electoral indirecto del país.

Las derrotas en estados que dieron la victoria a Trump en 2016 ha llegado el miércoles con Wisconsin y Michigan y la campaña de Trump ya ha emprendido las primeras acciones legales al exigir el recuento de votos y la paralización del conteo en Michigan. Todo, apenas horas después de que el presidente amenazase con recurrir al Supremo para poner fin al recuento de los votos pendientes porque los considera fraudulentos, una acusación sin evidencia alguna porque la demora en estos resultados era más que previsible.

Pensilvania, un estado vital 

Por segunda vez, Trump ha logrado dar la vuelta a los sondeos que durante todo un año daban la ventaja al vicepresidente de Barack Obama. 

Uno a uno, los estados bisagra repetían la misma tendencia de 2016 conforme avanzaba la noche. Las primeras horas del escrutinio daban la victoria al demócrata en territorios como Florida, Ohio, Texas, Georgia o Carolina del Norte, pero pasadas las 4:00 hora peninsular, el republicano ganaba terreno y todo apuntaba a su permanencia en la Casa Blanca.

Trump y Biden mantienen sus opciones de ganar a la espera de los resultados en un puñado de estados decisivos

Ahora, todas las miradas están puestas sobre lo que ocurra en Pensilvania, un estado del Cinturón del Óxido muy polarizado, que reparte 20 delegados y que el presidente logró arrebatar a Hillary Clinton en 2016. De los más de 2.500.000 votos emitidos antes del 3 de noviembre, 1.641.825 fueron solicitados por simpatizantes demócratas, el triple que republicanos. Sus autoridades prevén tardar hasta tres días en contabilizar todas las papeletas y, aunque Trump lidera el recuento, el voto anticipado puede precisamente decantar el estado a favor de los demócratas.

Trump habla de "fraude" y Biden pide paciencia

El demócrata ha sido el primero en expresar su optimismo desde Wilmington con un discurso con el que ha pedido paciencia. "Nos sentimos bien. Creemos que vamos a ganar estas elecciones, sabíamos que iba a costar por el voto anticipado sin precedentes, debemos ser pacientes. No terminará hasta que todos los votos estén contados", ha declarado desde Wilmington (Delaware).

Biden recuerda que "cada voto cuenta" y cree que podrán ganar las elecciones

El presidente, por su parte, recurría a Twitter para denunciar el "robo" de las elecciones por la demora en el recuento de los más de 100 millones de votos depositados antes del 3 de noviembre. "Esto es un fraude para el pueblo estadounidense. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, hemos ganado", ha afirmado, a pesar de que todavía no cuenta con los 270 votos electorales necesarios para mantenerse al frente de la Casa Blanca.

Trump se proclama ganador y anuncia que irá al Supremo para detener el recuento: "Es un fraude"

Trump lleva meses tildando de fraudulento un método de votación al que él mismo recurre, pero lo cierto es que no hay pruebas de que el voto a distancia, impulsado por la pandemia del coronavirus, suponga una amenaza a la democracia estadounidense. Y aunque lidera en Pensilvania, Georgia o Carolina del Norte, la batalla política sigue en el aire, al menos durante las próximas horas.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz