Televisión

Sara Montiel, la estrella que fue mito sexual y hoy es un icono de libertad y feminismo

Marina Segovia (@Marinuxys)
6 min.

Hace una década Madrid se despedía de una de las artistas más icónicas e importantes en España que sentó un precedente en los años 60: Sara Montiel. La actriz manchega falleció a los 85 años de edad en su casa de Madrid a causa de una muerte súbita y su velatorio fue uno de esos que ella se merecía, con un enorme cartel de una de sus películas en la plaza de Callao y toda la Gran Vía de la capital postrada a sus pies. Después de todo este tiempo, ¿cuál es el legado de Sara Montiel? Repasamos su intensa vida, sus amores y sus éxitos profesionales en los más de 67 años de carrera profesional que tuvo.

Sara Montiel, la diva manchega que saltó a Hollywood

Sara Montiel fue la española que enamoró a Hollywood. Nacida en Campo de Criptina (Ciudad Real), la actriz y cantante manchega saltó al otro lado del charco para codearse con las grandes estrellas americanas del cine. 'Saritísima' saltó a la fama internacional por protagonizar la película El último cuplé (1957) y en total participó en unas 60 películas.

Sara Montiel, el bombón del cine español

Por supuesto, durante su etapa en Estados Unidos tuvo la oportunidad de codearse con grandes estrellas y consiguió trabajar junto a artistas de la talla de Gary Cooper, Burt Lancaster, Joan Fontaine, Mario Lanza, Vincent Price y Charles Bronson. También colaboró en diferentes proyectos con directores como Anthony Mann, su primer marido. Publicó más de una treintena de discos y firmó contratos millonarios para Warner Bross y United Artits.

Los amores de Sara Montiel: cuatro maridos y un sinfín de seguidores

En su vida, llena de glamur y pasión, también tuvo cabida el amor. Su vida sentimental estuvo marcada por cuatro maridos. Con Anthony Mann se casó en 1957 y más tarde se separó de él en 1961, aunque no obtuvo la nulidad hasta 1963. Con todo, Sara Montiel siguió hacia delante en una época donde las mujeres no lo tenían nada fácil y mucho menos si estaban con varios hombres. Así que en 1964 se casó con el productor José Vicente Ramírez Olalla, aunque su relación duró más bien poco.

Sara Montiel y Anthony Mann

En 1979 llegaría el que fue el amor de su vida, el industrial mallorquín Pepe Tous. Después de nueve años de convivencia se casaron y más tarde adoptaron dos hijos: Thais y Zeus. Su amor duró hasta que la muerte les separó, cuando Tous murió en 1992. Devastada, pero con muchas ganas de vivir, Sara se volvió a casar en 1993 con Tony Hernández, un cubano de entonces 39 años, declarado admirador de la artista y de dudosa reputación, de quien se separó en 2003.

Entre sus amores "inconfesables", la "reina del cuplé" siempre citaba a cinco hombres que la marcaron para siempre y con quien tuvo verdaderas relaciones apasionadas: al premio Nobel de Medicina Severo Ochoa, al poeta León Felipe, al dramaturgo Miguel Mihura, al cineasta Mario Camus y el escritor Ernest Hemingway.

Icono de los años 60 y 70

Diva casi de nacimiento y reconocida como·"la Marilyn Monroe española" por el artista Antonio de Felipe, quien retrató a la actriz al más puro estilo Warhol: "Fue el máximo exponente de la sensualidad y la sexualidad en épocas muy difíciles", dice.

Con el paso del tiempo se ha convertido incluso en un modelo a seguir por los miles de seguidores de su arte, que perdura aún hasta nuestros días. Con una voz grave y aterciopelada, pero también sensual, provocativa y cargada de misterio, Sara Montiel supo combinar todas sus características para darse a conocer como la diva que fue. Tanto, que Balenciaga le prohibió llevar trajes de chaqueta porque era tan femenina que no podía vestir como una secretaria.

Sara Montiel, símbolo de la comunidad gay

Con la noticia de su muerte fueron muchos los que destacaron su actitud positiva y su arrollante personalidad que la hicieron subir hasta lo más alto de la cima artística, lo que la convirtió en un personaje abierto, un icono pop y un icono gay de la época. "Es un icono de belleza que ha traspasado fronteras y registros. Su rostro ha sido copiado por muchos transexuales, es un estereotipo que perdurará porque su legado va más allá de lo cinematográfico", cuenta Antonio de Felipe.

Libertad y feminismo, valores esenciales para Sara Montiel

En su momento fue todo un mito erótico, una artista que interpretaba seductoras canciones a la estela de un puro: Fumando espero, Bésame mucho, La violetera o Amado mío. Llamaba la atención y era el deseo de miles de fans de la época. Gracias a su intervención en Lazos de sangre, pudimos conocer la faceta más desconocida de la artista, que siempre había dado la cara de tigresa sensual que arrasaba entre los hombres.

Lazos de sangre - T3 - Sara Montiel - ver ahora

La realidad es que Sara Montiel fue una de las precursoras del movimiento feminista en los años 60, pero sin saberlo. A día de hoy la vemos como lo que fue: una diva adelantada a su tiempo. No era princesa ni tenía un gran poder en España; sin embargo, se enfrentó al mismísimo Franco rechazando su invitación a cantar en su fiesta de Navidad. Con fuertes valores, Sara era una mujer valiente y decidida, un modelo para cualquier mujer del siglo XXI.

No fue el único hombre al que se enfrentó. También plantó cara a su segundo marido cuando le ordenó que dejara el cine por él. De hecho, ese fue el motivo por el que el matrimonio se separó. La manchega siempre tuvo claras sus prioridades y su pasión, el cine, era la primera, por encima de todo.

67 años de carrera reconocidos con premios

La artista recibió en vida muchísimos galardones y reconocimientos por su carrera artística y profesional. Entre ellos se encuentran la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes (1958); el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo (1959) y del Círculo de Escritores Cinematográficos (1959); el título de Actriz del Año (1959) y el Disco Oro (1959, por La violetera).

Crónicas - El sueño de Sara - ver ahora

La Academia del Cine le concedió en 1997 su Medalla de Oro y, entre otros reconocimientos, atesora el Águila de Oro de Hollywood (1986, el Oscar hispano); la Orden de las Artes y las Letras Francesas (1982); el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos (1999); y una Biznaga de Plata - "La Película de Oro" del Festival de Cine de Málaga (2007) por El último cuplé.

En 2010 Sara Montiel, convertid ya en leyenda en la que ha trabajado 67 años sin parar. Su última entrevista para TVE fue en el programa Crónicas, donde hizo un amplio repaso a su trayectoria profesional a través del documental El sueño de Sara. Uno de sus últimos trabajos en el cine fue la comedia Abrázame (2011), después de casi 40 años apartada de las cámaras.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz