Noticias

España es el país donde más crece la preocupación por la salud mental, según un estudio

  • El 35 % de la población española considera que es el principal problema de salud

  • Sigue a Bélgica y Reino Unido en el ranking de países europeos más preocupados por el bienestar mental

RTVE.es / EP
4 min.

España es el país del mundo donde más ha aumentado la preocupación por la salud mental durante el último año. Así lo concluye el estudio 'World Mental Health 2021' de Ipsos que desvela de que el 35 % de la población española considera que es el principal problema de salud. Esto supone un aumento 19 puntos respecto al 2020 y nos coloca como tercer país europeo más preocupado por el bienestar mental, por detrás de Reino Unido (40%) y Bélgica (63%).

El informe internacional certifica que la preocupación por la salud mental ha aumentado de media 5 puntos respecto al 2020 y se considera uno de los mayores problemas de salud por el 31 % de los encuestados. Por ello, ocupa el tercer lugar entre los problemas de salud que más inquietan a la sociedad, por detrás del el cáncer (34%) y la COVID-19 (70%).

"La salud mental es socialmente un tema tabú y existe un gran estigma en torno a la enfermedad mental, si bien la opinión que refleja esta encuesta, apunta a que las generaciones más jóvenes no solo están más preocupadas por su salud mental, sino que también nos hablan con mayor naturalidad sobre este asunto", ha interpretado el director de opinión pública y estudios políticos de Ipsos, Vicente Castellanos.

El equilibrio entre salud mental y física

Ocho de cada diez personas encuestadas exponen que su salud mental y física tienen la misma importancia, de acuerdo con la media global de respuestas, con las que se alinea España con un 78 %.

En Europa, Hungría lidera la clasificación con un 90 %, seguido por Alemania (84%), Bélgica (83%), Italia (81%), Países Bajos (81%), Polonia (81%) y Reino Unido (79%).

No obstante, la población mayoritaria de 28 de los 30 países analizados reconocen pensar más en su bienestar físico que en su bienestar mental. En cifras mundiales, un 68 % afirma que piensa a menudo en su salud física frente a un 53% que dice hacerlo respecto a su salud mental, de nuevo, cifras muy similares a las españolas, con apenas unos puntos de diferencia.

España se posiciona así entre los países que más piensan en su bienestar mental, solo por detrás de Reino Unido (54%) y Polonia (52%) y al mismo nivel que países como Hungría, Italia y Bélgica.

Por sexo, el informe señala que las mujeres (58%) piensas más sobre su bienestar mental que los hombres (48%), y por franja de edad, los menores de 35 años piensan más (61%) que las generaciones de mayor edad, especialmente en comparación con los mayores de 50 años (42%).

Su importancia en los sistemas sanitarios

Una de las cuestiones realizadas en el informe es sí las administraciones dan la misma importancia a la salud física que a la mental. Sobre esto, un 35 % piensa que ambos ámbitos están en igualdad de condiciones, un 42 por ciento afirma que se le da más importancia a la salud física y solo un 9 por ciento piensa que se le da más relevancia a la mental.

Esta tendencia es común en la mayoría de los países analizados, especialmente, en Europa. Seis de cada diez personas en Reino Unido piensan que su sistema sanitario prioriza la salud física, así como algo más de la mitad de los ciudadanos suecos y holandeses.

En España, en cambio, un 40 % de la población opina que tanto los problemas físicos como los mentales reciben los mejores cuidados, por lo que se sitúa como el segundo país europeo donde más se percibe que se le da el mismo peso, liderando la tabla con Italia (43%).

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz