Deportes
Ciclismo | Vuelta a España

Fabio Jakobsen, de luchar por su vida en un hospital a la Vuelta a España en menos de un año

RTVE.es
5 min.

Hace apenas 370 días Fabio Jakobsen entraba en el hospital de Santa Bárbara de Sosnowiec sin la certeza de que su cuerpo podría soportar el tremendo impacto contra la valla que recibió en la primera etapa de la Vuelta a Polonia 2020. Este sábado, tomará la salida de la Vuelta a España 2021.

Las noticias que llegaban eran desoladoras, solo se sabía que sufría una traumatismo craneoencefálico grave y que en el lugar del golpe había mucha sangre. El primer comunicado del hospital confirmaba las sospechas: ''Fabio Jakobsen está siendo atendido por médicos maxilo-faciales. Su estado es grave, el paciente está intubado y sus funciones respiratorias y cardiológicas son eficientes.''

Con esas palabras saltaron las alarmas de que podía pasar lo peor, tras el choque a 80km/h que provocó Dylan Groenewegen. Jakobsen despertaría del coma dos días después, el 7 de agosto, aunque su recuperación total parecía seguir muy lejos.

Dylan Groenewegen, principal culpable de la grave caída de Jakobsen

El sprinter de Jumbo-Visma Dylan Groenewegen fue el que se desvió de su línea recta encerrando contra las vallas a Jakobsen, lo que propició el terrorífico golpe. Esta acción fue más allá de la simple descalificación de Groenewegen (la victoria de esa etapa fue para Jakobsen, aunque eso es lo de menos). Mientras Jakobsen luchaba por su vida, Groenewegen publicó un tuit lamentando los hechos, dando prioridad a la salud de Fabio.

Más tarde, el de Jumbo fue sancionado con nueve meses sin competir por su acción, lo que hizo que estuviese sin competir hasta mayo. Fue en ese mismo mes cuando Jakobsen explotó después de haber tenido una reunión con Groenewegen, que fue quien hizo pública esta charla. Jakobsen afirmó que su compatriota no le había pedido perdón en ningún momento.

La dura rehabilitación de Fabio Jakobsen

Después de ver la muerte tan cerca, cualquier tipo de rehabilitación parecerá poca, pero Jakobsen tuvo que ser sometido a multitud de operaciones para volver a ser él. Su cara se había desfigurado por completo y tuvo que pasar por las manos de muchos médicos antes de recuperarse. Después de la operación a vida o muerte en Sosnowiec, fue trasladado al hospital de Leiden, donde pudo comunicarse por primera vez públicamente, dos semanas después del accidente. 

Dos meses después de entrar intubado al hospital de Santa Bárbara, Jakobsen explicó con detalle su situación en una publicación de Instagram. Después de su primera operación, el neerlandés aún tenía que recuperarse de una contusión en el cerebro y de múltiples heridas en la cara y el cuerpo. Después, la siguiente operación consistió en quitarle hueso de la cresta iliaca para injertárselo en la mandíbula, donde había perdido mucho hueso. 

Una publicación compartida de Fabio Jakobsen (@fabiojakobsen)

La última, nada más y nada menos que colocar los dientes en su sitio. Después de la caída solo le quedaba un diente al neerlandés, pero tras un trabajo de rehabilitación y recuperación durante ocho meses, Jakobsen pudo volver a disfrutar de una dentadura intacta.

Una publicación compartida de Fabio Jakobsen (@fabiojakobsen)

Emocionante también fue su relato de la caída apenas cinco meses después del suceso. En una entrevista concedida para el diario 'AD' repasó ese fatídico último kilómetro, el cual conocía bien ya que lo había realizado en ocasiones anteriores. Recuerda a sus compañeros Sénéchal y Ballerini y después, todo en blanco.

Sabe que Sénéchal acudió corriendo en su ayuda, quien vio que estaba ahogándose con su propia sangre y solicitó ayuda. La primera imagen de Jakobsen fue la de los tres médicos que le salvaron la vida. Más tarde, llegó su padre y su novia, quienes fueron trasladados por el equipo Deceuninck. Jakobsen relató de esta forma cuando supo que no iba a morir: ''Después de tres días en la UCI, pensé que si no había muerto ya, no lo haría. También tranquilizó mucho ver a los médicos y hablar con ellos".

Volver a correr, el siguiente paso

Ocho meses después, Jakobsen solo pensaba en una cosa: volver a subirse a la bicicleta en una competición. Fue el 11 de abril en el Tour de Turquía, donde completaría una recuperación milagrosa. Mucha gente daba por hecho que Fabio Jakobsen tendría casi imposible volver a subirse a una bici y en tan solo ocho meses el neerlandés volvía a competir profesionalmente. Jakobsen sabía que, aunque le quedaba mucho camino por recorrer, ''el antiguo Fabio seguía ahí''.

El antiguo Fabio salió como un genio de su lámpara el 21 de julio. En la segunda etapa del Tour de Valonia Jakobsen se metía en el sprint masivo y derrotaba a grandes figuras como Fernando Gaviria o Giacomo Nizzolo. El neerlandés celebró como un niño pequeño esa victoria, la primera desde el 5 de agosto de 2020, día que pudo ser también el de su final. El destino tenía que ser caprichoso, ya que para cerrar el círculo, el ganador de la primera etapa del Tour de Valonia después de su sanción fue... efectivamente, Dylan Groenewegen.

La Vuelta a España como reválida

Una vez superados todos sus problemas físicos y de salud, Fabio Jakobsen será la punta de lanza de un Quick-Step que va a buscar etapas, ya que no hay un líder claro para la general. Jakobsen, que ya levantó los brazos dos veces en la Vuelta a España de 2019, buscará volver a subir a lo más alto del cajón en una edición sin muchos sprinters de élite, donde puede destacar si está a su nivel de antes de las caídas.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz