Noticias
Coronavirus

Los centros de salud se preparan para el desconfinamiento: "Necesitamos test y personal si queremos evitar el desastre"

Carlos Villanueva
6 min.

Los profesionales sanitarios de la Atención Primaria no siempre han recibido un reconocimiento a la altura de la importancia de su labor. Han sido la primera barrera de contención ante la pandemia de coronavirus, atendiendo a entre uno y tres millones de personas desde el inicio de la crisis sanitaria, según expertos consultados por RTVE.es.

Una labor de contención que se traduce, explican, en diagnósticos, detección de casos leves y su tratamiento para evitar el colapso de hospitales, atención en domicilios, atención presencial, también, de otras patologías en los centros de salud, seguimiento telefónico e, incluso, tratamiento de casos graves de coronavirus que han decidido por voluntad propia morir en sus casas.

Ahora que la curva comienza a descender lentamente y la carga de los hospitales empieza a disminuir, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a que las comunidades autónomas reforzasen sus servicios de Atención Primaria y centros de salud. Sin embargo, todas las asociaciones científicas consultadas por RTVE.es coinciden en destacar que el papel de este servicio ha sido ya tremendamente relevante, pese a no haber sido suficientemente reconocido.

Los centros de Atención Primaria son el primer referente sanitario al que acudimos. Estos días su labor es también fundamental para luchar contra la epidemia de coronavirus. El complemento al trabajo de los hospitales, que en esta primera fase de la

Aunque, por el momento, los profesionales aseguran que no han recibido ninguna comunicación por parte de las autoridades, hay varias reclamaciones que se repiten de manera unánime: la urgencia de reforzar su capacidad operativa, con mayores recursos técnicos y humanos para poder realizar test y atender a las necesidades de la población; y la necesidad de proporcionar una protección adecuada a los sanitarios. No en vano, el número de contagios entre profesionales de la salud es el 15% del total, supera ya los 30.000 y se han producido más de 30 fallecimientos.

"Sería inexcusable que en esta fase de la pandemia no se nos den esas capacidades", argumenta el doctor Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Más test para poder "ir a por el partido"

"Hay que ir a por el partido, tomar la iniciativa". Así, con una analogía deportiva, define el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), el doctor Salvador Tranche, la nueva estrategia a seguir. Después de una fase "defensiva" y de reacción, Tranche propone un cambio de enfoque: "Hay que hacer test para conocer los contagios y empezar a controlar la situación".

Milagros González Bejar, vocal de Relaciones Institucionales de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), reclama que "los políticos dicen que los test están llegando a los centros y a la sobrecarga habitual se suma la avalancha de gente en busca de test. Pero no los tenemos, no nos están llegando".

Los políticos dicen que los test están llegando, pero no los vemos, no los tenemos.

Test. Test. Test. Una constante en el mensaje que transmiten todos los profesionales. "Solo así podemos evitar que el futuro desconfinamiento sea un auténtico desastre. Y eso solo puede llevarlo a cabo la Atención Primaria". Así lo expresa el doctor Ignacio Sevilla, vocal de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Madrid, que advierte: "no podremos enfrentarnos a la ola epidémica que llegue, previsiblemente, en otoño, si no somos capaces de articular un sistema adecuado para detectar y aislar casos".

Algunas de las asociaciones consultadas por RTVE.es estiman que, según sus datos, por cada caso diagnosticado de coronavirus los médicos de Atención Primaria han atendido a 18 pacientes sospechosos sin confirmar.

Reforzar y proteger al personal sanitario

Pero el aumento de diagnósticos implica una mayor carga de trabajo para la Atención Primaria, que "se puede desbordar y tiene muy difícil solución", alerta Rosa Vicente, secretaria de Sanidad del sindicato CSIT Unión Profesional.

Y es que, además de sus pacientes habituales de patologías crónicas y graves y del seguimiento heredado de altas hospitalarias de COVID-19, la Atención Primaria tendrá que seguir haciendo frente durante los próximos meses a las consultas domiciliarias y en residencias no medicalizadas. Sin contar con las consultas diarias de procesos no urgentes, que tendrán que ser pospuestos. Y todo ello, partiendo de una situación ya deficitaria.

Según los cálculos de los expertos consultados por RTVE.es, para poder hacer enfrentarse a esa cuádruple vía de llegada de pacientes y, a su vez, dar relevo al personal que ha estado en primera línea durante estas primeras semanas de crisis sanitaria, haría falta un aumento de personal sanitario de entre el 10 y el 20%.

Para ejemplificar la necesidad de contar con una capacidad de respuesta dimensionada, el doctor Fernández-Pro Ledesma, de SEMG, asegura que, al igual que ocurre con el cuerpo de bomberos, "hay que tener un servicio formado y equipado que sea suficiente para afrontar cualquier situación en el menor tiempo posible". Aunque, asegura, "sería mezquino utilizar esta crisis como excusa para hacer reivindicaciones".

Otra de las reivindicaciones en las que coinciden todos los organismos consultados es la acuciante necesidad de proveer a los profesionales de las medidas de seguridad adecuadas. Denuncian que la protección es insuficiente y, en ocasiones, deficiente, cuando no inexistente, y que los contagios siguen aumentando. Lo cual, además de poner sus propias vidas en peligro, aumenta también el riesgo de los propios pacientes. "Especialmente en la Atención Primaria a domicilio, algo que la administración parece no entender", subrayan.

Cambios estructurales: transformación digital y principio de subsidiariedad

El impacto de la pandemia es tan profundo y a tantos niveles que, según algunos expertos, va a modificar incluso nuestra concepción y utilización de los servicios médicos, antes de poder volver a una "nueva" normalidad.

"Transformación digital, telemedicina, consultas telefónicas... la tecnología ha llegado para quedarse, porque se ha demostrado que es útil y funciona", observa el doctor Manuel Bayona, presidente de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (SEDAP), que prevé que "las antiguas consultas abarrotadas de gente pasarán a la historia y habrá que instaurar horarios nuevos.

Y es que el aislamiento y la utilización de vías telemáticas estas últimas semanas ha dado lugar a un nuevo escenario. Hacen falta medios técnicos, aseguran los profesionales, para eliminar procesos burocráticos innecesarios y descargar la consulta presencial. "La tecnología facilita y agiliza. Si ahora se tramitan las bajas y altas por vía telemática, ¿por qué no se estaba haciendo ya?", plantea el presidente de SEMFYC.

Del mismo modo, los expertos técnicos inciden en la necesidad de fomentar el principio de subsidiariedad. Dicho de otro modo, debemos replantear que "son muchos los profesionales que pueden dar respuestas, no solo el médico, también el personal de enfermería, personal administrativo, trabajadores sociales... Hay que pasar del cupo al equipo", apunta el doctor Bayona, presidente de SEDAP.

Los expertos apelan también al sentido de responsabilidad de la sociedad. Y es que una manera de evitar colapsos y saturaciones es llevar a cabo una "reeducación" y concienciación de la ciudadanía, dejando atrás la idea de paciente "hiperfrecuentador" de consultas, como apunta la doctora González Bejar, de SEMERGEN.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz