Noticias

Irán sigue acumulando uranio en incumplimiento del acuerdo nuclear

  • Teherán vuelve a incumplir el acuerdo nuclear de 2015 al acumular uranio por encima de la cantidad y la pureza permitida

  • Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE), preocupados ante la fragilidad del acuerdo nuclear

AGENCIAS
3 min.

Irán sigue sumando incumplimientos a sus compromisos del acuerdo nuclear de 2015 al acumular uranio por encima de la cantidad y la pureza permitida, así como por reactivar maquinaria e instalaciones que le están vetadas, según ha revelado este lunes la agencia nuclear de Naciones Unidas en un informe.

El país ha empezado esta semana a inyectar gas en 1.044 centrifugadoras de Fordo y a enriquecer uranio a unos niveles similares a los alcanzados antes de la firma del pacto nuclear, que establecía que esa planta fuera un centro de tecnología nuclear y física en vez de una planta de producción de uranio enriquecido. También acumula uranio en centrifugadoras mucho más modernas de las que permite el acuerdo, con las que podría acelerar la producción.

Teherán sostiene que los incumplimientos son reversibles y una respuesta a la retirada en 2018 de EE.UU. del acuerdo nuclear y su decisión de volver a imponer sanciones a Irán. De hecho, Irán ya ha dejado de cumplir con algunos compromisos del acuerdo.

Supera las reservas de uranio

Ante el temor de la comunidad internacional de que Teherán pudiese desarrollar armas atómicas, el llamado Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) firmó en 2015 con Irán un acuerdo que limitaba su programa atómico a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales. Irán se comprometió entonces a limitar el tamaño y alcance de su programa atómico, para impedir que pudiera producir armas atómicas a corto plazo, a cambio de que se le fueran levantadas las sanciones que afectaban, especialmente, a su industria petrolera.

Sin embargo, el informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) señala que Irán ha acumulado ya 372,3 kilos de uranio enriquecido, equivalente a 550 de hexafluoruro (UF6) un material del que no puede almacenar más de 300, según el acuerdo. De ellos, 159,7 tienen una pureza de hasta el 4,5%, por encima del 3,67% marcado como límite en el "plan conjunto de acción" (JCPOA, en sus siglas en inglés), como se conoce al acuerdo.

Esos niveles están por debajo del 90% necesario para que el uranio pueda alimentar una bomba nuclear, e incluso del 20% al que llegó Irán antes del acuerdo. Además, tampoco se ha resuelto el asunto de la detección de partículas de uranio natural, no enriquecido, sometidos a algún tipo de manipulación, y sobre las que Irán ha dado explicaciones que el OIEA no considera satisfactorias.

El organismo ha alcanzado estas conclusiones a pesar de que Irán impidió el acceso a una inspectora hace dos semanas tras activarse un detector de explosivos al revisar sus pertenencias. Según EE.UU., fue "detenida", aunque Teherán lo niega. 

La Unión Europea, preocupada ante la fragilidad del acuerdo nuclear 

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) abordaron este lunes la manera de coordinarse ante la inminente publicación del último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre el cumplimiento por Irán del acuerdo mediante el que renunció a las armas nucleares, cuya continuidad se ve amenazada.

La UE, gran defensora de ese pacto, constató que la decisión de Irán de reanudar el enriquecimiento de uranio en la planta de Fordo "es motivo de gran preocupación", según dijo la alta representante de la Unión para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa al término del Consejo de ministros.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz