Noticias

Mapas de la sequía: la escasez de agua se agrava en Cataluña y Andalucía

  • España en su conjunto está en situación de sequía meteorológica de larga duración desde finales de 2022

  • Con un inicio de otoño lluvioso, la sequía se agrava en Cataluña y persiste en el este y sur de la península

DatosRTVE
6 min.

El 2023-2024 sigue siendo un año hidrológico seco, que, pese a precipitaciones copiosas caídas en períodos concentrados de tiempo, no mejora la situación general de sequía prolongada que atraviesa España, especialmente en Cataluña y Andalucía. El año 2023 terminó como el más cálido jamás registrado a nivel global; en Europa fue el segundo más cálido, después de 2020, y en España fue el segundo más cálido desde que hay registros, solo por detrás de 2022, y el sexto más seco.

El año 2023 terminó en España con una temperatura media de 15,2 ºC en la península, 1,3 °C por encima de la media; 18 ºC en Baleares (0,9 por encima de la media) y 19,8 ºC en Canarias (+1,4 respecto a la media).

Un 3% menos de precipitaciones que en el período 1991-2020

El año hidrológico 2022-2023 cerró con precipitaciones a la baja, siguiendo la estela del anterior, que terminó siendo el tercero más seco desde que comenzaron los registros en España hace seis décadas, con un valor acumulado un 16% por debajo de lo normal, y extremadamente seco en áreas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. En Canarias se registró un 31% de precipitaciones menos de lo normal y en Baleares, un 21%.

Y este otoño no está contribuyendo a mejorar la situación en estos lugares. Con datos hasta el 16 de enero, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) apunta que el valor medio nacional de las precipitaciones acumuladas es de 252 litros por metro cuadrado, lo que representa un 3% menos de lo esperado, que serían 261. Sin embargo, las precipitaciones se han acumulado de manera muy desigual en el territorio español.

Como se ve en el mapa anterior, las cantidades acumuladas son muy escasas en todo el arco de Levante, donde se ha registrado menos de una cuarta parte de la precipitación respecto a su valor medio para el periodo 1991-2020. También están por debajo de la media en puntos de Asturias, Cantabria y en ambos archipiélagos. Por el contrario, ha llovido más de lo normal en la mitad oeste de la península y en el Pirineo occidental.

Sequía meteorológica de larga duración

Además de la Aemet, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) también vigila el nivel de sequía que hay en nuestro país. Gracias a su monitor de sequía meteorológica, se puede apreciar la extensión de la severidad de la situación por la falta de lluvia.

Lo hace a través del SPEI o Índice de Precipitación Evapotranspiración Estandarizada. Este indicador, una vez obtenidos los datos de precipitaciones y los de demanda de agua por parte de la atmósfera en los últimos 12 meses, asigna un nivel de severidad: cuanto más negativo es el valor, es decir, cuanto más tiende a rojo, más grave es el nivel de sequía.

El 34,5% del país, en alerta o emergencia por escasez de agua

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) también divulga mensualmente informes y mapas que siguen la situación de sequía y escasez en todas las demarcaciones hidrográficas de la península.

El organismo, de acuerdo con los Planes Especiales de Sequía (PES), distingue entre la sequía prolongada, entendida como un fenómeno natural en la que el ser humano no interviene, y la escasez, relacionada con problemas puntuales en la atención de las demandas de agua.

Sobre la sequía prolongada, los últimos datos confirman los efectos generales de un año seco en la península. Así, el 17,1% de la superficie peninsular estaría en situación de sequía prolongada, según los últimos datos recopilados por Miteco), correspondientes al 31 de diciembre.

El mes de diciembre fue en general seco o muy seco en toda España, a excepción de Galicia y algunas zonas del norte peninsular, pero de nuevo volvió a ser un mes muy seco en el este y sur. De esta manera, empeoran las zonas que ya se encontraban en una situación de sequía prolongada. El número de unidades territoriales en estado de sequía prolongada sube de 35 a 50, localizadas sobre todo en las cuencas internas de Cataluña (18), Cuencas Mediterráneas Andaluzas (12), Guadalquivir (7), Ebro (6) y Júcar (5).

Por otra parte, y según los datos del Miteco, el 34,5% del territorio se encuentra en situación de emergencia (21,9%) o alerta/excepcionalidad (12,6%) por escasez de agua. La escasez coyuntural de agua está relacionada con los posibles problemas de atención de las demandas, independientemente de la disponibilidad de recursos hídricos.

Así se encuentran en especial casi toda Cataluña y la mayor parte de Andalucía, sur de Extremadura, la mitad oriental de Castilla-La Mancha y, en menor medida, Murcia. Las lluvias de octubre y noviembre permitieron mejorar prácticamente por completo la situación del Duero y fueron importantes en zonas del Ebro y, en menor medida, en el Guadiana, aunque no suficientes para mejorías relevantes en sus zonas más afectadas. En la mayor parte del Guadalquivir y de las cuencas internas andaluzas, y especialmente en las cuencas internas de Cataluña, el problema se sigue agravando, puesto que los primeros meses del presente año hidrológico siguen siendo secos.

La sequía afecta a extensas zonas de Europa

La escasez de lluvias y el aumento de las temperaturas no solo afectan a los embalses, sino también a las tierras de cultivo. En el siguiente mapa del Observatorio Europeo de la Sequía se aprecian las áreas agrícolas en el continente afectadas por la sequía o que estuvieron en alerta de sufrirla en diciembre.

Para identificar estos niveles se emplea el Indicador Combinado de Sequía (CDI). Funciona de forma similar al índice SPEI del CSIC, ya que, gracias a los datos recopilados por el satélite Copernicus, se analizan las precipitaciones, la humedad del suelo y la respuesta de la vegetación a las anomalías térmicas, y se asigna un nivel de preocupación.

Según estos datos, el 17,1% del territorio de la Unión Europea se encuentra en estado de alarma (sin contar los archipiélagos atlánticos de Azores, Madeira y Canarias) y el 0,7% en situación de alerta.

El Indicador Combinado de Sequía a finales de diciembre indica que el levante español, gran parte de Italia, el norte y este de Polonia, Rumanía, áreas de los Balcanes, Grecia y Chipre se encuentran en condiciones de alarma debido a la falta de humedad en el suelo provocada por la escasez de lluvias y las temperaturas más cálidas de lo normal.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz