Noticias

El BCE acelera la creación de un mecanismo que evite otra crisis en las primas de riesgo

  • La entidad acelera el diseño de "un nuevo instrumento contra la fragmentación" financiera dentro de la eurozona

  • El encuentro se convoca después del repunte de la rentabilidad de los bonos soberanos de Italia y España

RTVE.es/AGENCIAS
4 min.

LA PRIMA DE RIESGO

Existe un mercado secundario en el que los inversores compran y venden títulos de deuda, por lo que el precio (el tipo de interés) varía.

En Europa, el titulo de referencia es el bund, el bono a 10 años que emite Alemania, ya que se considera un pagador seguro y sin riesgos: el inversor está convencido de recuperar su dinero. El resto de países deben ofrecer una mayor remuneración, un tipo de interés más alto, para que los inversores asuman el riesgo.

Esa prima de riesgo o diferencial de deuda es el que aumenta, eso no implica que el Estado lo pague: paga solo el tipo de interés que acordó en la emisión de la deuda.

La reunión de emergencia del Banco Central Europeo (BCE) para discutir la situación de los mercados se ha saldado con el mandato de acelerar el nuevo instrumento contra la fragmentación, entendida como las diferentes condiciones de financiación que impulsan al alza las primas de riesgo en el sur de la eurozona.

En un comunicado, el Consejo de Gobierno ha decidido "encomendar a los comités del Eurosistema pertinentes, junto con los servicios del BCE, que aceleren la finalización del diseño de un nuevo instrumento antifragmentación para su examen por el Consejo de Gobierno".

El BCE recuerda que, desde que se inició el proceso gradual de normalización de políticas en diciembre de 2021, se ha comprometido a actuar contra los riesgos de fragmentación. "La pandemia ha dejado vulnerabilidades duraderas en la economía de la zona del euro que, de hecho, están contribuyendo a la transmisión desigual de la normalización de nuestra política monetaria entre los países".

Reinversión flexible

Así, el Consejo será flexible a la hora de reinvertir los bonos vencidos en la cartera del PEPP, con el fin de preservar el mecanismo de transmisión de la política monetaria, una condición previa para que el BCE pueda cumplir con su mandato de estabilidad de precios.

El encuentro tiene lugar después de que las rentabilidades exigidas a los bonos de Italia o España hayan alcanzado esta semana niveles de 2014, por encima del 4 % en el caso de la deuda transalpina a diez años y del 3 % en el de la española.

La representante alemana en el directorio del BCE, Isabel Schnabel, subrayaba el martes en París: "No vamos a tolerar cambios en las condiciones de financiación que vayan más allá de los factores fundamentales y que amenacen a la transmisión de la política monetaria" y reconocía que algunos solicitantes de préstamos han visto cambios más elevados en las condiciones financieras desde comienzos del año.

Repuntan las primas de riesgo

La rentabilidad de los bonos soberanos a diez años de la periferia de la zona del euro ha subido mucho respecto al bund alemán, que sirve de referencia, y se sitúan en máximos desde abril de 2020, tras el estallido de la pandemia, y por ello aumenta la preocupación por la estabilidad financiera y la sostenibilidad de la deuda de los países más endeudados.

Schnabel subrayó que es "importante en este entorno que los inversores entiendan claramente que la política monetaria puede y debería responder a un ajuste de los precios de las primas de riesgo que impida la transmisión de la política monetaria y cree una amenaza para la estabilidad de precios".

Además de la reinversión flexible de las compras de los bonos adquiridos durante la pandemia para afrontar la fragmentación del mercado, el compromiso del BCE con el euro "es más fuerte que cualquier instrumento específico", según Schnabel.

Instrumentos contra la fragmentación

En esta línea, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, recordó la semana pasada que el BCE dispone de instrumentos para combatir la fragmentación, como la capacidad de reinversión de la deuda adquirida bajo el programa antipandemia (PEPP), que será implementada con total flexibilidad de tiempo y jurisdicciones.

"No toleraremos una fragmentación que impida la transmisión de la política monetaria", concluyó Lagarde.

El director de Análisis de Mercado FX en Monex Europe, Simon Harvey, considera que el mero anuncio de la reunión "ha ayudado al euro a subir esta mañana, ya que es posible que el BCE anuncie medidas para cerrar los diferenciales de los bonos periféricos".

"Aunque la burocracia tiende a obstaculizar al BCE, es probable que acontecimientos inciertos en el mercado, como una rápida ampliación de los diferenciales de los bonos periféricos y una Reserva Federal mucho más agresiva, sean suficientes para reunir a un Consejo de Gobierno fragmentado tras esbozar los parámetros de una nueva herramienta", comenta el analista.

A la espera de la Reserva Federal

La Fed anuncia este miércoles su decisión sobre una nueva subida de tipos, que se espera que sea la mayor desde 1994, después de una reunión de política monetaria de dos días. Mientras Estados Unidos enfrenta su peor inflación en 40 años, el mercado espera un aumento agresivo en 75 puntos básicos para frenar otro aumento de la inflación.

En marzo, la Reserva Federal elevó las tasas rectoras en 25 puntos básicos, a principios de mayo, anunció otra alza de tipos de interés de 50 puntos básicos e indicó que podría subir la misma cantidad en junio, julio y septiembre, respectivamente. Cada vez más economistas creen que las medidas cada vez más rotundas de la Fed para frenar los precios pueden desencadenar un riesgo creciente de recesión.

El BCE decidió en su reunión de la semana pasada dar por terminado su programa de compra de activos y avanzó que subirá los tipos de interés en 25 puntos básicos en julio, además de anticipar otro incremento en septiembre que dependerá de la evolución de la inflación.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz