Noticias

Los exconsellers presos llaman a la unidad del independentismo y reivindican el diálogo "real"

ROCÍO GIL GRANDE
6 min.

Los exconsellers condenados por el ‘procés’ han vuelto a pisar el Parlament de Cataluña por primera vez tras su ingreso en prisión hace más de dos años. La cita era por la comisión de investigación de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en esta autonomía, pero sin la presencia del PSC ni del PP y tras la ausencia de Ciudadanos, ha servido al sector independentista a reforzar posiciones y reunificar su causa contra “un agente común”, la “represión” del Estado español.

Tras su llegada entre aplausos y abrazos, el primero en comparecer ha sido el exvicepresidente y líder de ERC Oriol Junqueras, quien ha reafirmado su compromiso con la autodeterminación para Cataluña, asegurando que “volverán a ejercer” un nuevo referéndum, y llamando a los líderes catalanes a “aprovechar” la oportunidad que supone la mesa de diálogo entre gobiernos.

El exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, y los exconsellers Jordi Turull y Raül Romeva, condenados por el 'procés', han coincidido este martes, en sus comparecencias ante la comisión de investigación del Parlament sobre la aplicación del 155, en hacer un llamamiento por la unidad del independentismo y en denunciar el impacto económico que esta medida tuvo en Cataluña.

Después de él, ha llegado el turno de los exconsellers Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull y Dolors Bassa, quienes han portado en su solapa un 'pin' de conseller como si estuvieran aún en activo y han seguido en la línea de Junqueras, aunque matizando que "lo volverán a hacer" con cambios y en base a lo aprendido hasta ahora.

Si bien el PSC no ha acudido a la comisión por considerarla “propaganda” soberanista y tampoco el PP, Ciudadanos ha abandonado la sala tras concluir su turno de preguntas, en el que han exigido a los líderes independentistas que pidan perdón. De esta forma, la única formación no soberanista que ha permanecido en la comisión a sido En Comú Podem, quien ha coincidido con algunos aspectos del argumento de los líderes del ‘procés’ relativos a la “represión” del Estado.

"Abandonemos estrategias y tacticismos"

El segundo en comparecer tras Junqueras ha sido el exconseller de la Presidencia Jordi Turull, quien ha llamado al independentismo a rehacer la “unidad” tras el bloqueo en el Parlament de este lunes cuando, después de que el presidente catalán, Quim Torra, perdiera su acta de diputado, se produjo un bloqueo en la aprobación de los presupuestos autonómicos por la decisión de JxCat de no participar en la votación.

"Episodios como los de ayer, por favor, no los hagan", ha incidido Turull: “Además de plantar la cara cuando se quiere apartar a un cargo electo, sobre todo no olviden porqué han sido elegidos. Dejemos el orgullo y cojamos la bandera de la libertad y la dignidad".

En la misma línea ha ido el conseller del Interior Joaquim Forn: "Para nosotros fue un día triste, lo que vimos no nos gustó y no nos gustamos". "Me siento con el derecho y la obligación de reclamar que volvamos a llevar al país y a la gente al centro del debate político, que abandonemos estrategias y tacticismos", ha proseguido Forn, que ha destacado que "la sociedad nos pide unidad, la misma que hizo posible el 1-O y que nos hizo sentir un país libre".

Apuesta por el diálogo hacia la autodeterminación

El diálogo ha sido, por otra parte, un llamamiento genérico por parte de los exconsellers, aunque han incidido en no perder de vista la meta de la autodeterminación. Precisamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantendrá una reunión con Torra el próximo 6 de febrero y todavía está por conformarse la mesa de diálogo entre gobiernos pactada entre el PSOE y ERC.

Sin embargo, Turull ha apostado por un diálogo que, aunque pueda implicar "hacer unos sacrificios", sea "real" y no con la voluntad de "marear la perdiz". Y el exconseller del Interior, Joaquim Forn, ha añadido que, aunque apuesta por el diálogo, "cuando negocias, tienes que tener claro a dónde quieres llegar", que "no es llegar a un acuerdo por llegar a un acuerdo": "Nuestro proyecto es claro. Sabemos que será largo, pero el camino lo tenemos que podre compartir".

También el exconseller de Acción Exterior Raül Romeva, quien ha asegurado que ahora mismo hay un "empate técnico" entre el Estado y el independentismo, ha ido en la misma línea: “De acuerdo, no hemos ganado, pero ellos tampoco”, ha proseguido, apostando después por que, "cuando uno no tiene capacidad para imponerse al otro, solo se debe pasar al diálogo e intentar llegar a acuerdos".

Un 155 que "amordaza" y una "causa general" contra el independentismo

Respecto a la aplicación del artículo 155, que es el tema del que trataba la comisión, Romeva lo ha calificado como el “mayor error cometido en política durante la época democrática”, y ha añadido: "Los que aplicaron el 155 pensaron que nos encerraríamos en nuestra concha, pero se equivocaron. Aquí seguimos. Sabemos que el camino no es indoloro, pero también es un camino irreversible", ha dicho.

Así, ha afirmado que el hecho de que haya líderes en la cárcel y otros estén “pendientes de juicio”, o que el Tribunal de Cuentas haya reclamado 4,1 millones de euros al Gobierno de Puigdemont, “forma parte de un paquete, una causa general que es política, judicial, mediática y económica”. Y ha incidido en que, si esto es “una causa política”, ha de imponerse “una amnistía”.

En la misma línea, el exconseller Josep Rull ha denunciado que, con la aplicación del artículo 155, el Estado "amordazó" al Govern y le impidió "defenderse" ante algunos ataques del Gobierno, recurriendo políticas públicas que habían aprobado -ha mencionado en concreto una ley contra el cambio climático- o contra las "fake news" sobre las empresas que cambiaron de sede yéndose de Cataluña. Ha asegurado que algunas empresas recibieron presiones para sacar su sede de Cataluña.

A juicio de la exconsellera de Trabajo Dolors Bassa, "el 155 solo sirvió para detener, para parar políticas sociales, económicas, intentar descabezar nuestras instituciones", afectando a la "garantía de cumplimiento de muchos servicios sociales" y fue "una irresponsabilidad" por parte del Estado. Ha puesto como ejemplo que se paralizó en el Parlament la tramitación de leyes por la igualdad de las mujeres.

"De haber hecho mejor las cosas, no estaríamos en la cárcel"

La palabra "autocrítica" se ha escuchado en la reunión tanto por parte de los exconsellers como de quienes les preguntaban. Forn y Rull han coincidido en lo siguiente: "Si hubiéramos hecho mejor las cosas, no estaríamos en la cárcel". En este sentido, Rull ha reconocido que aunque el 1-O "fue un ejercicio del mandato democrático" y que "lo volveremos a hacer", hubo "muchos catalanes que no sintieron las urnas como propias", entre los que no fueron a votar. Forn, por su parte, ha reconocido que en este tiempo lo ha "pasado mal": "Me he sentido indefenso muchas veces por no poder alzar mi voz viendo cosas injustas que sucedían".

También se ha referido a su situación personal Bassa, quien ha expuesto que la prisión está influyendo en la salud de los exconsellers condenados con "momentos de angustia, insomnio, recaídas físicas, tensión arterial alta" o cefaleas por no poder salir de la celda. "Duele mucho oír que se vanaliza la palabra cárcel y cómo se vanaliza, pero estamos fuertes porque nuestras convicciones son muy claras", ha concluido.

Noticias

Televisión

Radio

Deportes

Infantil

A la Carta

Playz