RTVE noticias Cultura

La pasión de Yves Saint Laurent por Marrakech se transforma en un museo

  • Tras la sede de París se abre ahora otra en la ciudad marroquí

  • Se trata de un centro culturaral instalado junto a la casa del modisto

  • Las culturas africanas fueron una constante inspiración para su moda

  • Saint Laurent descubrió Marrakech en 1966 y desde entonces fue su pasióin

RAFAEL MUÑOZ

Primero París y ahora Marrakech. Las dos ciudades que marcaron la vida y la obra de Yves Saint Laurent vuelven a estar conectadas con la apertura, con pocos días de diferencia, de dos sedes que albergan parte de su legado.

Saint Laurent y Pierre Bergé crearon la fundación que lleva sus nombres en 2004, dos años después de que el modisto cerrara su casa de costura situada en la avenida Marceau. Y es en este lugar en el que instalan la fundación que, según dijo Bergé en su visita a Madrid, tiene como objetivo promover la obra de Yves Saint Laurent pero también apoyar iniciativas culturales”.

Chaqueta bordada en oro de Yves Saint Laurent. Reuters. noticias

15 años después el legado del modisto se guarda en cajas para que las máquinas entren al edificio para remodelarlo para acoger el museo parisino de Yves Saint Laurent. Un lugar de recuerdos y memoria pero también de historia en el que se muestran cinco mil vestidos de costura creados entre 1962 y 2002, accesorios, fotografías, bocetos y anotaciones profesionales del propio Saint Laurent, uno de los pocos que archivó y clasificó todo su trabajó.

Consta de 450 metros cuadrados, con escenografía de Nathalie Crinière y decoración de Jacques Grange, y en ellos se alternarán exposiciones retrospectivas y temporales temáticas, para dar a conocer el rico legado conservado por la fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent.

La sede en Marrakech es obra del Studio KO. noticias

La nueva sede pretende remarcar la relación de Saint Laurent con África y su fascinación por Marrakech. Es un imponente edificio de cuatro mil metros cuadrados creado por el Studio KO es un lugar versátil que acogerá una exposición permanentes en un espacio diseñado por Christophe Martin, una sala para muestras temporales, un auditorio, una biblioteca y un restaurante y cafetería.

"Cuando Yves Saint Laurent descubrió Marrakech en 1966 quedó tan profundamente deslumbrado por la ciudad que inmediatamente decidió que quería comprarse una casa aquí. Cincuenta años después nos parecía perfectamente natural levantar aquí un museo dedicado a su obra, que tanto se inspiró en la cultura marroquí", dijo Pierre Bergé. Lamentablemente no ha podido inaugurarlo ya que murió en septiembre de 2017.

Pierre Bergé con Yves Saint Laurent en Villa Oasis noticias

El edificio está situado junto al jardín Majorelle. La pasión de Saint Laurent. Yves Saint Laurent tenía 30 años cuando viajó a Marrakech por primera vez junto a Pierre Bergé, su pareja. Era 1966. Ambos se enamoraron de la ciudad y un año después en la medina compraron la casa de la serpiente.

Aquel fue su refugio hasta 1980, año en el que adquieren Villa Osasis y el jardín Majorelle (declarado poco antes monumento histórico por iniciativa del modisto para impedir una operación inmobiliaria que lo ponía en peligro). El jardín había pertenecido al pintor Jacques Majorelle quien en 1937 crea un color azul intenso y claro a la vez con el que pintó su casa y luego el jardín para hacer un ‘cuadro’ vivo que abre al público en 1947.

El famoso tono de azul del jardín Majorelle. Reuters noticias

Yves Saint Laurent y Pierre Bergé restauraron la casa y el jardín con pasión y respeto, manteniendo su esencia y manteniendo siempre las puertas abiertas al público. Majorelle y África fueron una gran fuente de inspiración para Saint Laurent. Los colores del jardín, especialmente ese famoso tono de azul, y la luz marcaron muchas de sus colecciones. Además reinterpretó algunas prendas de las culturas africanas, como la Bamabara, en prendas como como la capa de estilo albornoz, los abrigos-caftán, los abrigos hechos con plumas de colores, los vestidos de estampado de piel de leopardo e incluso la sahariana que creó para un reportaje para la revista Vogue.

“Me encantó restaurar los jardines Majorelle”, dijo Saint Laurent. “No se sabe exactamente cuáles eran sus colore y aunque piqué los muros no encontré el famoso azul Majorelle. Probablemente, debía de ser menos eléctrico. Majorelle es un Matisse, y es mi pasión”.

Algunos de los diseños icónicos de YSL. Reuters noticias

Yves Saint Laurent murió el 1 de junio de 2008 en su casa de París y cinco días después se celebra el funeral en la iglesia de Saint-Roch. En 11 de junio Pierre Bergé depositó sus cenizas en el jardín de Villa Osasis. Al lado, en el jardín Majorelle, una columna recuerda al modisto. Uno de los más grandes de la historia de la moda. Un genio de la cultura francesa.

Un revolucionario que gritó "¡Abajo el Ritz, viva la calle!", toda una declaración de intenciones y un apoyo al movimiento social que hizo posible que el prêt-à-porter y la calle se erigieran centros autónomos de la moda, como subscribe Gilles Lipovetsky en 'El imperio de lo efímero'. A Yves no le interesaban las mujeres que pasaban el día en la peluquería, él quería vestir a mujeres trabajadoras, independientes, mujeres con una fuerte personalidad.

La sede de Marrakech se inaugura con una retrospectiva. Reuters noticias

Para ellas creó prendas de una belleza insólita y derribó barreras dando permiso a las mujeres para llevar prendas como el esmoquin. Ahora sus piezas más representativas están en Marrakech que comienza su andadura con una retrospectiva del modisto en la que no faltan piezas como el esmoquin, la sahariana y uno de los iconos de la moda, el vestido Mondrian. “Si Chanel liberó a la mujer, Yves Saint Laurent liberó la moda, la desacralizó”, dijo de él Edmunde Charles-Roux.

Primeros visitantes en el museo de Yves Saint Laurent en Marrakech.AFP noticias

Yves Saint Laurent en Marrakech. noticias