RTVE noticias España

Noelia de Mingo queda libre con tratamiento ambulatorio y custodia familiar

  • La doctora fue condenada a 25 años de internamiento por matar a tres personas

  • Ocurrió en 2003 en el hospital de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid

AGENCIAS

La Audiencia Provincial de Madrid ha decidido dejar en libertad a la doctora Noelia de Mingo, condenada en 2006 a 25 años de internamiento psiquiátrico por matar a tres personas en el centro hospitalario de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde trabajaba, y que a partir de ahora recibirá tratamiento ambulatorio y quedará bajo custodia familiar.

La Audiencia de Madrid atiende así a la petición del juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Alicante que pidió su libertad al comprobar que todos los informes coinciden en que tras diez años de régimen interno Noelia de Mingo "no constituye un peligro para los demás ni para sí misma".

Atienden así que, "si bien Noelia de Mingo padece una enfermedad para la que no se conoce cura, esquizofrenia paranoide crónica, se mantiene estable, no ha vuelto a presentar desde su internamiento episodios de descompensación, es plenamente consciente de su dolencia y reconoce perfectamente los síntomas que pudieran hacerle ver que puede empeorar".

Con ello, la paciente queda a cargo de su madre y bajo la "estricta vigilancia clínica" de su psiquiatra de cabecera, quienes deberán de forma puntual informar al tribunal de la evolución de su dolencia, por si fuese necesario aplicar medidas terapéuticas de urgencia.

Disfrutaba de permisos en los últimos años

De Mingo, médico residente en la Fundación Jiménez Díaz, ingresó la pasada semana de nuevo en el psiquiátrico de Fontcalent, en Alicante, tras pasar tres meses de permiso.

Desde hace más de seis años, Noelia de Mingo ha disfrutado de permisos progresivos que le han permitido su reinserción social, hasta el punto de acude casi diariamente a la Escuela Oficial de Idiomas a cursar inglés, portugués y valenciano.

Además, la mujer ha dispuesto de permisos de larga duración, de 15 días y hasta un mes con su familia, e incluso ha hecho durante dos semanas el Camino de Santiago y también el de Caravaca (Murcia), acompañada de otros internos y de personal de tratamiento y educadores.