RTVE noticias Estados Unidos

California se declara "estado santuario" con una ley para proteger a los indocumentados

  • El gobernador estatal, el demócrata Jerry Brown, ha firmado la ley

  • Se estima que hay más de dos millones de indocumentados en California

RTVE.es / EFE

California se ha declarado "estado santuario" para proteger a los inmigrantes indocumentados con la firma por parte del gobernador estatal, el demócrata Jerry Brown, de una ley en este sentido, después de que Donald Trump haya eliminado el programa que protege a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo menores.

"Son tiempos inciertos para los californianos sin documentos y sus familias", ha asegurado Brown en su mensaje al dar el visto bueno a la normativa.

"Esta ley encuentra un punto intermedio que protegerá la seguridad pública mientras aporta una medida de tranquilidad para aquellas familias que están ahora viviendo con miedo cada día", ha añadido el gobernador.

La ley SB 54, conocida como el Acta de los Valores de California, fue aprobada por el Senado y la Asamblea de este estado en septiembre y extiende a todo el territorio del estado californiano la protección de las "ciudades santuario", aquellas que decidieron de manera municipal no colaborar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de EEUU en la persecución de inmigrantes en situación irregular.

Los agentes locales no podrán interrogar por sospechar que es indocumentado

La nueva ley SB 54 elimina casi por completo los casos en los que las autoridades locales y estatales pueden dedicar sus recursos a labores de inmigración, una competencia federal que los cuerpos de seguridad de California dejarán, en la práctica, en manos del Gobierno de EE.UU..

Así, los agentes locales y estatales no podrán investigar, interrogar o detener a personas en California sólo porque sospechen que son inmigrantes sin papeles.

La propuesta inicial de la ley se modificó tras un acuerdo entre los líderes parlamentarios y Jerry Brown con el fin de ofrecer más autonomía a la Policía y a los cuerpos de alguaciles, incluidos los responsables de la seguridad en las cárceles.

El texto aprobado permite que las autoridades locales trabajen conjuntamente con las autoridades federales de inmigración si una persona ha sido declarada culpable de algún delito contenido en una lista de cerca de 800 violaciones a la ley, la mayoría graves.

Se estima que hay más de dos millones de inmigrantes residentes en California que no tienen su documentación en regla.

Las leyes "santuario" han alcanzado un gran impulso después de la llegada a la Casa Blanca del republicano Donald Trump, cuya campaña electoral y presidencia se han basado, entre otros temas, en un polémico y duro discurso contra la inmigración.

"California está construyendo un muro de justicia"

El fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, ha criticado en varias ocasiones las medidas "santuario" y en septiembre pasado aseguró que las ciudades que adoptan estas legislaciones son los "mejores amigos" de los traficantes, contrabandistas y pandilleros al negarse a informar al Gobierno del estatus migratorio de las personas que son puestas en libertad tras pasar por la cárcel.

Sessions ha amenazado con recortar fondos federales a las ciudades y territorios que se declaren "santuarios", pero un juez de Chicago bloqueó el pasado mes este intento al considerar que el fiscal general excedió su autoridad al tratar de modificar los estándares para la concesión de una subvención destinada a los departamentos policiales.

La firma de la ley SB 54 supone un nuevo punto de choque entre el Gobierno federal y California, que se ha convertido en un gran enemigo de Trump en temas como la inmigración o el cambio climático.

"California está construyendo un muro, pero un muro de justicia", ha señalado en una rueda de prensa el presidente encargado del Senado californiano y autor de la ley aprobada este jueves, Kevin de León.

"No vamos a dejar que el presidente Trump y el procurador fiscal Jeff Sessions vayan a demonizar a nuestras familias honestas y trabajadoras y a presentar a todos los inmigrantes como criminales violentos. Todos sabemos que eso no es cierto", ha asegurado De León al calificar las políticas migratorias del Gobierno como "xenófobas, racistas e ignorantes".