RTVE noticias Referéndum en Cataluña
Referéndum en Cataluña

El IBEX pierde un 2,85% y los 10.000 puntos en su peor día desde el 'Brexit'

  • El Ibex no perdía los 10.000 puntos desde marzo de 2015

  • S&P anuncia una posible revisión de la deuda catalana

  • Banco Sabadell y Caixabank encabezan las pérdidas

  • Oryzon se dispara un 12,85 % tras su traslado de Barcelona a Madrid

  • De Guindos trata de tranquilizar a las empresas en Cataluña

  • Sigue en vivo y en directo la actualidad en Cataluña tras el 1-O

RTVE.es

La Bolsa española ha caído este miércoles el 2,85% y ha perdido los 10.000 puntos en su peor sesión desde el 'Brexit', el 23 de junio de 2016, lastrada por el sector financiero y los grandes valores y por el nerviosismo de los inversores ante una posible declaración unilateral de independencia de Cataluña.

A pesar de los máximos de Wall Street, el principal índice selectivo español, el IBEX 35, ha perdido 292,60 puntos, el 2,85%, hasta 9.964,90 enteros, con lo que se ha situado en mínimos desde mediados de marzo y ha reducido las ganancias del año al 6,55% después de que haber perdido más del 4% en apenas tres días.

Además, la calificadora Standard & Poors ha colocado con implicaciones negativas la revisión a corto plazo de su nota sobre la deuda de Cataluña por la confrontación política. La próxima calificación se publicará en noviembre. "Podríamos bajar nuestra calificación de Cataluña en uno o más escalones" si se mantiene "la tensión política entre Barcelona y Madrid". El pasado noviembre, S&P otorgó una nota de B+ a largo plazo y una B a corto plazo a la comunidad autónoma.

Fuertes caídas para los bancos

Banco Sabadell, Inmobiliaria Colonial y CaixaBank han liderado las caídas del IBEX 35, con pérdidas del 5,69%, el 5,51% y el 4,96%, respectivamente, mientras que, entre los grandes valores, Santander ha cedido el 3,83%; BBVA el 3,61%; Iberdrola el 3,37%; Telefónica el 2,70%; Repsol el 2,48% e Inditex el 2,09%. 

La otra cara de la moneda es para las acciones de la empresa Oryzon Genomics, que ha protagonizado la mayor subida de la Bolsa de Madrid con un 12,85 % después de comunicar al cierre de la sesión del martes que trasladaba su sede desde Barcelona a Madrid. Se trata del primer movimiento de este tipo realizado por una empresa que cotiza en Bolsa.

Desde el pasado 19 de septiembre y hasta este martes, la compañía biotecnológica había perdido un 15,88% del valor de sus acciones, que pasaron de cotizarse a 2,128 euros a tan sólo 1,790 euros. Ahora, sus acciones valen 2,02 euros y, si en la que va de año acumulaban unas pérdidas superiores al 56 %, ahora entran en terreno positivo y se revalorizan en el año un 7,82 %.

Las acciones de la empresa biotecnológica Oryzon han llegado a revalorizarse más de un 20 % en algunos momentos de la sesión y su capitalización bursátil se eleva a 69 millones de euros, frente a los 61,15 millones que tenía a cierre del martes.

De Guindos envía un mensaje de tranquilidad

Ante ese panorama, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha tratado de tranquilizar a las empresas y el mundo económico y ha asegurado que "las empresas no tienen nada que temer" en Cataluña porque el Gobierno va a evitar la independencia.

En declaraciones a los medios antes de intervenir en el encuentro de emprendimiento e innovación South Summit, De Guindos ha evitado pronunciarse sobre la decisión de la empresa biotecnológica Oryzon Genomics.

"Estamos viviendo tiempos de mucho ruido y de mucha confusión", ha apuntado y ha resaltado el actual "proceso de mejora económica", que en Cataluña es incluso mejor que la media nacional, lo que en su opinión demuestra "que nadie se ha creído la amenaza independentista".

En ese sentido, ha subrayado que "el Gobierno va a elegir los instrumentos y los tiempos para que no se produzca la independencia", por lo que "las empresas no tienen nada que temer".

También ha insistido en que los bancos catalanes son "bancos españoles y bancos europeos", es decir, entidades "sólidas" que no deben plantear dudas a sus clientes.

El Gobierno "no va a dejar que ninguna veleidad" afecte al crecimiento económico y, de hecho, "ha analizado todas las alternativas" y "tiene preparados todos los escenarios", aunque mantiene la "mano tendida" si se vuelve a la legalidad tras la "gran provocación" del referéndum del pasado 1-O.