RTVE noticias Girona

Los Mossos hallan dos cadáveres en el pantano de Susqueda donde desapareció una pareja hace un mes

  • En la zona buscaban a una pareja desaparecida desde el 24 de agosto

  • El coche de la pareja fue hallado en el fondo del pantano

  • Los Mossos no descartaron ninguna hipotésis, incluso una "huida voluntaria"

RTVE.es/EFE

La unidad acuática de los Los Mossos d'Esquadra han localizado dos cadáveres, todavía sin identificar, en el interior del pantano de Susqueda, en una zona donde buscaban a los dos jóvenes de la comarca del Maresme (Barcelona) desaparecidos desde el pasado 24 de agosto.

Según ha informado la policía catalana, la Unidad Acuática de los Mossos d'Esquadra ha localizado dos cadáveres en el interior del pantano y ahora se han iniciado los protocolos de trabajo para identificarles.

Los Mossos d'Esquadra buscaban en esta zona a Marc H.L, de 23 años y vecino de Arenys de Munt (Barcelona), y a Paula M.P., de 21 años y vecina de Cabrils (Barcelona), tras su desaparición el pasado 24 de agosto.

Hallan el coche en fondo del pantano

La última vez que tuvieron noticias de ellos fue el pasado jueves cuando salieron de excursión con un Opel Zafira, que el martes 29 de agosto fue recuperado del fondo del pantano por los efectivos de emergencia.

Al parecer, los jóvenes, que estaban de vacaciones, tenían previsto visitar Tamariu, en Palafrugell (Girona) y el Montseny y hacer una excursión en un kayak, propiedad del chico, por el pantano de Susqueda.

El kayak inflable del joven con el que, al parecer, pretendían hacer una excursión por el pantano apareció el domingo en el agua, en una zona próxima a la que se encontró el coche, el llamado coll Palomera, medio desinflado.

El coche "no cayó por accidente"

Los equipos de rescate iniciaron la búsqueda por agua y por tierra en toda la zona del pantano, además de pistas forestales cercanas, dos pozos y una mina situados en los alrededores.

El conseller de Interior, Joaquim Forn, afirmó que el coche de la pareja "no cayó por accidente" al pantano, sino porque "alguien lo empujó", en un caso en el que no se descarta ninguna hipótesis, incluida una fuga voluntaria.